Blogia

Qué es Verwandlung?

John Woo prepara "Blood Chapel"

John Woo prepara "Blood Chapel"

Sinopsis
Cuando Miguel Ángel (Vin Diesel) recibe el encargo de pintar la Capilla Sixtina de manos de la Iglesia y su Papa Sixto IV (John Travolta), reacciona violentamente a causa de su temperamento siciliano. La Iglesia decide entonces asesinar a la hija de Miguel Ángel, Renata (Leonardo Di Caprio) y violar a su madre Angélica (Queen Latifa). El pintor inicia entonces una vendetta particular en contra del máximo pontífice dejando un reguero interminable de muertes en su camino, hasta llegar al enfrentamiento final en una iglesia contra el mismo Papa Sixto IV. Los dos hombres se enzarzarán en el combate más decisivo hasta que sólo uno de ellos salga con vida.

No recomendada para mayores de 2 años.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Costumbrismo

Se perfila la luz de la ventana sobre el irregular muro estucado de mi habitación, gloriosa y acogedora, estupendo refugio de pirados sin remedio. Despertares tan agradables, tan llenos de fragancias reminiscentes de momentos producto de la epopeya postmoderna en que se ha convertido mi existencia. Fuegos artificiales estallan cada día en mis pupilas, cada día majestuosos y orgullosos de ser. Cada día cruzan nuevos personajes las aceras colindantes de mi edificio. Cada día se hornean hermosos los panes de la panadería frente a mi casa. Cada día un nuevo café. Una nueva sonrisa de esa chica del tren. Un nuevo pensamiento regalado a mi princesa. Una nueva preocupación por mi padre. Cada día me reconstruyo a base de retales de satisfacción. Efímeros como sólidos, míos en definitiva. Me imagino, me olvido. Me creo.
No son días de gesta. No son en absoluto días de gloria conquistadora, de leyenda de ese hombre que se hace a sí mismo cada día. En estas horas de recogimiento ni siquiera aparecen las motivaciones que antaño me obligaban a sentarme al teclado y vomitar mi verbo interminable.
Pero sinceramente, la verdad es que no recuerdo días más tranquilos. Tal vez la felicidad sea ésta, tal vez no, pero no me preocupa lo más mínimo si lo que hago es lo que quiero. Y creédme cuando os digo que lo es.
Mejor aún, no lo creais... reconstruid también vosotros vuestros días. Haced vuestros vuestros minutos, vuestras horas. Regresad dentro y partid de ahí. Conviene andar el camino en orden...

Hilaridad

Tot bé a l'aldea del pingüí...

Bezoar

La imagen que tengo de la tristeza es tremendamente ajena. El concepto de melancolía, añoranza, pena... Resulta muy ajeno, como digo. En realidad la pasividad siempre ha marcado mis acciones como un sello al rojo lo hace con las reses. Pasividad. Quiere decir esto que soy un sujeto pasivo? Tal vez. De lo que estoy seguro es de que en lo anodino de ese estado encuentro el reposo perfecto para mi maltrecho cuore. La mueca inane del idiota que no sabe entender su fortuna intermitente, que no comprende los entresijos de tan shakespiriano año nuevo. El precio de la risa se ha puesto imposible en estos días de temperaturas glaciales y temperamentos detonantes. Y yo intentando comprar gramitos de sonrisa mientras malgasto pedazos de carcajada con la frugalidad de una amante interesada. Y aun habrá quien me pregunte en formato comentario si estoy triste. Claro que lo estoy. Hoy estoy triste porque no la siento cerca, porque hoy es ajena y con ella todo el mundo. Hoy me siento aislado y a pesar de que me abrazo a la pasividad con la fuerza con la que abrazaría a Eva no puedo evitar sentirme como una mierda, sin metáfora de la casa. Sentir en definitiva que a cada paso que doy para acercarme a lo que mas quiero lo precipito un poco mas al abismo... Y joder, no quería eso. No quiero eso.

Incorporaciones

Parece que el frio hace gala de su cobardía habitual al iniciar su retirada con sorpresiva premura. Ahora que se recupera el suave tacto del dedo en el bolsillo tambien es tiempo de templarse el ánimo, de recopilar hazañas en busca de la novelilla perfecta. No voy a ponerme ahora a publicar mis obras completas de nunca empezar, ni tampoco se trata de aburrir a la grada con el regate eterno del brasileiro mas carioca. Sencillamente se trata de recuperar el álito literario que se negaba últimamente a deslizarse bajo mi cama. Conseguido esto o no, lo que resulta grato es comprobar que despues de tanto cambio no ha cambiado nada. Los mismos monstruos en el armario, las mismas ojeras de mediodía, el mismo diálogo in the mirror... Tal vez el frio de sus manos, tal vez su carcajada triste, tal vez su tacto infinito se retire con la misma premura que este frio cobarde.
Tal vez ya sean parte de mis verwandlungs, tal vez ya no sea posible una huida... Tampoco la deseo.

Mitología Hartúrica (Jarturic Mitololli)

Existe un hinchazón de cojones difícilmente superable por ningun otro fenómeno inflamatorio. Existe, sin lugar a dudas, oculto en mi egregia bragueta. Ahora que los cretinos mas enérgicos plagan las carreteras, los bares, las cabinas, los centros comerciales, etecé, etecé... En estos momentos delicados de cambio quisiera hacer llegar mi estallido escrotal a los confines mas alejados de ésta mi querida Badalona, esparciendo la simiente payasa que me escuece tanto en las ingles a lo largo del perímetro mas récord. En tanto que me decido a hacer públicas mis mas íntimas gónadas, escribo mis little things con esa petulancia fantasmagórica que ha hecho de mi calva la mas comentada de cuantas recorren los enmoquetados rincones del FNAC. Dígase pues intención creadora de estos espasmos agónicos que me asaltan de cuando en cuando (mira que mola el Fernando). Dígase, por qué no, intención artística, apostrófica si se me permite la bravata. Definitivamente es vomitona útil, de eso no cabe duda, pues despeja ideas con la contundencia del medicamento mas furioso. Valdanadas aparte, no hay nada mas verdadero que mi necesidad de huida. Quisiera empaquetar mi arteria torera con mis talentos pervertidos (pervertidos talentos) y partir raudo, con la única provisión del abrazo from HER, a la palmera mas tropical de todas a jartarme de coco, a jartarnos de coco... A jartarse, vamos!

Estados febriles y escualos en concierto

Estados febriles y escualos en concierto

La microcefalia que afecta terriblemente al pene en estos días de gélidas horas trastorna de forma insistente a todos los que tienen la corsaria osadía de dormir con el culo al aire. Después del desconcierto gastronómico que nos abandona con el viejo año llegan los retortijones mas acongojantes (ergo acojonantes) y por supuesto la pertinaz diarrea, que diría el del NODO. En ésas estamos cuando se crea la presente, "usease", con las tripas del revés y las pelotas como los tigres (negras, pequeñas y pegadas al culo). El gripazo se me ha agarrado al pescuezo con el ánimo asesino de las colombianas indocumentadas y ahora ya no me imagino las cosas sin esas manchitas rojas tan monas que se suspenden coquetas en el aire. Y claro, tan ingrávidos espejimos pasan factura inexorablemente... que te joden pa siempre, vamos. Y es que no acabo de salir del estado febril que me acompaña desde hace ya más de una semana. "Introducing Eferelgan" se llamaría la película y "in the mouth como un descosío" añadiría yo a modo de coletilla jocosa. En fin, mierda de gripe, pa que contar... Encima me pierdo el concierto del colega Jipiguarro, de cuyo grupo sobra decir que tocan de la gran puta (así, en plan pampero). Carcharodon Carcharias se llaman los sujetos... "Tiburón" en realidad, pero claro, Spielberg se habría puteado, ya sabeis, cosas de los Royalties, que el director éste es muy judío para las cosas del dinero. Pues eso, que me voy del tema, que estuvieron muy bien los zagales segun me han dicho, y que quedaron los primeros de promoción y tal... Y el tate en casa con las narices como Rudolph y los eyes mas coloraos que el ojete del Amenábar. Un desastre. Claro que estaba acompañado de un pivón del quince, pero eso es otra historia (Mako dixit).
Ay, que malito estoy y que poquito me quejo...

Again

Again

De mis misteriosas desapariciones podría escribirse un ensayo y tal vez dos. Tambien del hercúleo esfuerzo con que asumo las tareas mas ínfimas y por supuesto de los vaporosos resultados que se desprenden de tan futil campaña. Impresionantemente vigoroso y recuperado me siento a la hora en que se escriben estas líneas tan virtuales y debería apuntar a su vez que tremendamente inspirado. Sin querer alimentar las ansias animales de los Withoutbloggers mas impertinentes me decido pues a fermentar con renovado espíritu tan literarias intenciones. La cueva del anonimato se antoja en exceso lúgubre, llena de sombras chinescas (que chinan cantidubi) y ocupada por la terrible onomatopeya del goteo incesante de pretéritos tan molestos como necesarios. Volver a despeinarse con el vientecillo de la libertad, como dijo el poeta, recupera pues su necesaria y necesitada necesidad. Cómo encarar el propósito sin olvidar que éste está sujeto a otro aun mas importante y primordial? No se debe olvidar, no debo olvidar, que las búsquedas mas pertinaces de la utopía insensata que antes constituía la completa felicidad encuentran ahora meta en una realidad tan sorprendente como deseada. Así que... entre tanto adjetivo inútil se deduce un claro intento de reactivarse, de sacudirse las pajas que me ensucian el traje y reencontrarse con personajes creados que empiezan a acumular polvo en el cajón. Hacer esto sin sacar el pie del estribo en el que tan gustoso se ha calzado es una empresa difícil, aunque se asume con gusto si el objetivo final es sonreir al acabar el día. Esos empalagos que a tantos molestan lo consiguen muy eficientemente pero se echa de menos la frivolidad tropical con la que rescaté el año.
Poca cosa más, a parte de las felicitaciones debidas a todos aquellos que las quieran y crean merecerlas. Reivindicar mi existencia y renegar de la automarginación a la que me relegan algunos sectores de la prensa mas amarilla. Decir a todos aquellos a los que pueda importar que soy tremendamente feliz y que no me siento en absoluto desvinculado de todo aquello con lo que he sido dichoso tras el verano (dígase por "todo aquello" todos vosotros) y desde luego afirmar con rotunda imperación que tanto desmarque por la banda responde más a juego de equipo que a desinterés por el partido. Nuff Said!

PD. Perdonen sus vuecencias tanto verwandlung... Será el demoledor frío, será el turrón a granel, será el guaraná... Make it the mojitossss

Flipa con Chucky

Flipa con Chucky

Ayer ví "La Semilla De Chucky" en el cine y me partí el culo de risa. La película es una auténtica locura de principio a fin, muy surrealista. A mí me ha encantado, la verdad es que a la serie le queda muy bien el toque humorístico que le estan dando últimamente. Ya me gustó la novia de Chucky y ahora ésta aun me ha gustado más. Sí, vale, no es Bergman, pero para ir a echar unas palomitas al cine y pasar un buen rato está más que bien. Nuff Said!

The plastas whitout Blog

Para todos aquellos misioneros de la pesadumbre pesadez pesada que reiteran continuamente sus ánimos ávidos de lectura, decirles que las blogs son gratuitas y que hacerse una es muy facile e divertento... Sólo hay que explicar lo mucho que te gustan las patatas fritas o la dedicación compulsiva a extraer mocosidades de las fosas nasales... En fin, que hace tiempo que no escribo, ok McKey, pero es que además de la blog yo hago cosas, así, en toda su acepción...

Pues eso, que me gustan las patatas fritas...

Barrer bajo la alfombra

Nos pasamos la existencia barriendo el talento bajo la alfombra de la misma forma que uno hace con el polvo de su habitación, queriendo aparentar que no está o nunca estuvo, y sabiendo, por supuesto, que al final simplemente es una cuestión de levantar la alfombra y descubrirlo acumulado año tras año. El talento nos avergüenza, nos incomoda, lo buscamos en los otros de forma desesperada a la caza de uno mayor que eclipse el propio, que nos libere de la carga de gestionarlo debidamente. No obstante, obvia decir que el talento, al final, no puede esconderse eternamente y que un día empieza a asomar timidamente por los límites de esa alfombra imaginaria bajo la que lo escondemos. Que hacer entonces? Sonrojarse ante la evidencia parece ser la salida mas evidente, tal vez mostrar pudor sea la forma mas elegante de no reconocerse dueño de tal don. Por qué pesa tanto esa carga? No es algo positivo el otorgarse la credibilidad que uno merece? A caso es arrogancia ese abrir de ojos a la realidad de las cosas? Se supone difícil de asumir el conocerse creativo, el saberse talentoso... Nos lanza a la marginalidad de lo exclusivo, nos aleja del gris del tumulto y tambien nos aisla. Y nadie quiere estar solo. Hoy se venden mas que nunca los trajes grises. Un carnaval de 365 días a traves de la vorágine existencial que nos castra de lo es mas nuestro. Que nos obliga a barrer bajo la alfombra. Un lobo entre corderos pasa las mejores horas del día durmiendo, cuando puede soñar un montículo alejado en que aullarle a la luna, ajeno a las miradas de recelo del rebaño.
Curiosa característica el talento. Lo mismo podría decirse de la belleza, la creatividad o el carácter. No los barrais bajo la alfombra, por favor. Ya hay demasiados mediocres llenando las calles...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Yo empalago, tú empalagas, nosotros empalagamos...

No estoy muerto, aun se me mueven los dedos, como cuando en una película te quieren mostrar que el malo aun no está frito del todo. Ha sido un año muy movido, supongo, y ahora toca reflexión. Es un coñazo, cierto, pero es necesaria. Del desespero de Hamlet a la hilaridad del bufón hay un largo tránsito (vuelven los tránsitos) con muchos baches. En principio parece que del huracán no salgo despeinado (si, ya, jua jua...), pero sí un poco mareado, así que es normal que tome asiento para recuperarme de tanta curva peligrosa. Estos días han sido demasiado reflexivos, en exceso. Quisiera recuperar rápido todo ese fuego que tenía en los ojos tras el verano, y probablemente lo haga, pero lleva tiempo y son cosas sobre las que un servidor no tiene un control absoluto. Tampoco pongo prisa en la intención, porque tambien es verdad que ahora me encuentro en una situación personal muy positiva. El encontrarse feliz despues de tanto tiempo viviendo entre la depresión de Segismundo y la pasividad de Destino desconcierta un poquito bastante... Perdón a aquellos que no lo entiendan, pero así son las cosas. Lo dicho, está siendo un año de muchas curvas, aunque estas últimas resultan ser las más dulces de todas. Después de tanto alquitranado se agradecen las baldosas amarillas. Ver a los amigos encontrar su sitio entre tanto desconcierto tambien ayuda a encontrar el camino. Incluso ciertos místicos errantes parecen haber hallado al fín una cabañita con chimenea donde sentarse mas de una noche.
Y ahora, para acabar, empalagueishon moment of the post... porque amigos, ya no se escribir ni pensar en nada sin que en todo momento imagine esa carita preciosa que me hace despertar sonriendo todos los días. (Sí, Heskit, es cierto que la foto de tu culo tambien lo consigue, pero es otro tipo de sonrisa). En fin, un besazo digital para la princesa de la boca de fresa... Empalagoso? Sí, qué pasa? Toi namorao, hala!

No te digo yo que se me va...

Increíblemente reflexivo me encuentro mientras escribo estas líneas. Pensando en la posibilidad matemática de encontrar amores australianos en París, o descubrir la felicidad mientras te sirven unas bravas... Contingencias, supongo. En la belleza infinita de lo cotidiano puede uno ahogarse si no nada con la intensidad adecuada... En fín, que divago, divago, para qué nos vamos a engañar? La pregunta se presenta retórica. Todo esto es producto del azar? Que demiurgo obsesivo nos ha puesto el envite tan al descubierto? Ains, preguntas.
El caso es que parece que el cauce que nos hacía zigzaguear como idiotas se estabiliza con una cadencia más brusca de lo esperado. Contentas las madres, ahora solo queda mirar desde la barrera si el toro nos guiña o no el ojo. Vitorinos a parte, de momento la corrida es de cortar orejas. Luego están los devaneos virtuales de algunos. Necesarios aunque hay quien no lo cree, empiezan a dar sus frutos. Maduros, tal vez, pero es que la temporada es rarísima.
Increíblemente reflexivo... Ja Ja Ja! Ay, mi madre, pero que tonto eres, Chusete...

Las Guerras Cojón

Nos ha salido un invierno primaveral. Sangre alterada a parte, lo cierto es que la actividad romántica del grupo empieza a ser shakespiriana... Se pregunta uno que ha pasado tras el verano para que semejante manada de asociales encuentre acomodo en relaciones minimamente humanas. La adquisición masiva de Xbox tal vez nos oriente en la explicación del fenómeno, aunque si he de ser sincero yo creo que más bien lo hace más surrealista. Y hasta ahora nadie ha dicho aquello de "Pero ka pasao akí?" (Con kas, si, qué pasa?). En fin, que de la masturbación compulsiva y quemar tardes dándole al ratón o al pad hemos pasado a la normalidad de una manita caliente que nos abrace las zarpas y nos acaricie la cara de alelaos. Coño, es que todo esto es de Twilight Zone total... Solo de pensar que el Domingo nos fuimos más tarde del cine porque mi ..... (Rellénalo tú, mi vida, que a mí me da la risa tonta y pierdo el hilo.) quería pegar unos tiros en el House Of The Dead III se me erizan los pelillos de la barba. Y lo sexy que estaba la muy zíngara con el fusil en la mano y arremangadita... Glups! Bueno, eso, que me pierdo... Que todo esto es mu raro, joder. Nosotros no eramos freaks de vocación? Dónde ha quedado la marginación social? La incomprensión social? La loquesea social? Yo quiero que me miren mal! (Bueno, algo mal si que me miran, pero eso, como diría Mako en Conan, es otra historia.) Y lo de las Xbox ya es la hostia con hache! Solo faltas tú, Jose... (aunque tambien faltas para lo otro, gañán, llámala ya!). Arturito tan ancho con su Playstation 2, pero tiempo al tiempo que va camino de Microsoft. Si no que se lo digan a la del Sábado. O era la del Domingo? Bueno, a la del finde, que se lo digan a la del finde. El caso es que el Gates me va a tener que pagar royalties el muy cabrón. Y al próximo que me llame empalagoso le arranco los cojones, que de pirata ya estoy retirao pero aun tengo el garfio en el armario. (Esto último es para un Anakyn cabrón que está tocando mucho a la Portman y al final le van a cortar las manos...).
En fin, que la vida es mu rara, lo nuestro de juzgado de guardia, y mi novia está mu rica. Alas!

PD. Y quiero hacer un comentario especial pa un capullín con coleta y perilla cabrona, que siempre está que si no me voy a echar novia y que si pún que si flán... Con esa astitú no te vas a poder pillar la Xbox, nene. Más quisiera más de una pillarte, que como hagas algunas cosas como disparas en el Ghost Squad lo va a flipar en colores. Cómo te oiga otra vez masacrarte sin piedás te aparto delicadamente la coletilla torera y te doy una colleja que vas a oir otro concierto de Rammstein sin pagar entrada... Nuff Said!

Sencillamente Increíble

Sencillamente Increíble

Y no me refiero al pivón que se sentaba a mi lado en el cine (que también...), si no a la última de Pixar Studios, que es la bomba. Menudo peliculón, señores! Dejando a un lado la impresionante factura técnica (para quitarse el sombrero), la película es absolutamente genial. La historia es divertidísima y en ningun momento sientes que baje el ritmo, los personajes son la caña y además todos y cada uno de ellos tienen una personalidad muy bien definida, los diálogos están muy bien escritos y hacen que sueltes mas de una carcajada y además todo el film está cargadito de homenajes a clásicos del cine de acción. Sencillamente brutal, sencillamente increíble. Yo disfruté como un enano...
Por cierto, he mencionado ya el pivón que se sentó a mi lado en el cine? No es que tenga que ver con la peli, pero es como el THX, que mejora la experiencia... JO JO JO

A ver si no lo podían haber arreglao hablando...

A ver si no lo podían haber arreglao hablando...

Hombre, tiene sus momentos, no está mal. Deja escenas bastante guapas, sobretodo los enfrentamientos propiamente dichos, muy para freakies... Pero a la hora de construir una historia sólida sobre la que establecer el guión falla estrepitosamente. La idea de la instalación trampa ya está demasiado sobada en estos tiempos que corren y denota un intento claro de sacar pasta de la licencia sin más. En fin, que molar mola pero... Otra cosa me esperaba yo, vamos.

Hoy

Qué mujer, señores! Que te mira y te funde, que te toca y te estresa los pelos de la nuca. Que se mueve y frena el tiempo como un De Lorian desbocado, que te habla y te hace cosquillas en el corazón. Qué mujer, señores! Que se acerca y vuelve el verano, que se aleja y se mueren las flores. Que te abraza y deshiela problemas, que inventa ausencias en el alma. Joder, qué mujer, señores! Que tiene miel en los labios y azúcar en las puntas de los dedos, lengua de caramelo y piel de nube. Que está hasta cuando no está, que fue sin serlo y es ahora todo lo que será sin saberlo. Que hace frases de las palabras, que devora manzanas sin separar los labios, que inventó la risa. Señores, qué mujer! Que no necesita más luz que la que se esconde en sus pupilas, que resucita difuntos a golpe de cadera y a golpe de cadera se los vuelve a cargar. De curvas infinitas, de turgencias celestes, de sexual efervescencia. Y si les digo señores que me mira con un Te Quiero en cada iris, se lo creen? Porque un servidor aun no lo hace...

Ayer

Me levanto, me ducho, me afeito. Me visto, me desayuno, me salgo. Con walkman de bandera, encapotado en mi abrigo, me rasco, me pellizco, me ando. Con ella en la cabeza, sin ella en las manos, conmigo en ella. Su sonrisa, sus ojos, sus palabras, su todo. Y vuelo, y desciendo, y asciendo otra vez. Conmigo en ella. Se acumula el frío en las aceras, se escarchan las voces del tumulto en el metro, se hielan las horas de la tarde. Todo es frío sin ella. Me incorporo, me ficho, me trabajo. Me aburro. Conmigo en ella. Ella en mis ecos, ella en mis esfuerzos. Ella en el teléfono. El teléfono sin ella. El trabajo sin ella. La merienda sin ella. Risas sin ella. Enfados sin ella. Todo es frío sin ella. Mi vida sin ella. Mi vida con ella. Conmigo en ella.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Eran uno, dos y tres... Los famosos másqueperros!

Eran uno, dos y tres... Los famosos másqueperros!

Madre mía... Y a Roberto Carlos le hace gracia. En fín, que gane el mejor, no? Juas!

La Felicidad era ésta...

La vida cambia tan repentinamente sus cursos habituales que en ocasiones te descubres tan descolocado que no sabes adónde asirte sin miedo a agarrarte a algo que no es tuyo. En ocasiones...
Yo siempre he sido bastante imbécil en cuanto a afirmaciones categóricas del estilo de Bla Bla Blá, en ocasiones del estilo de Cua Cua Cuá. En ocasiones...
La cosa es que ahora mi cubículo, mi cueva, se ha impregnado de ese olor de nube que se sospecha deben de tener los ángeles, y así no hay quién escriba un artículo medianamente pesimista, o como mínimo existencial. Sin grumo en el lagrimal no se puede ser retórico con un poco de estilo y se vuelve necesario recuperar pesadillas del cajón. Ahora bien, cómo inspirarse con contundencia si la musa sale cenicienta y a las 12 en casa? Con un zapatito de cristal me hago yo un pareado, o un retruécano, pero no un escrito verwandlungero como Dios manda...
Con la efervescencia explosiva del sidral en las pupilas escribo la presente en estados de lo más lisérgicos. Hoy ha estado la felicidad en casa, y aunque marchó pronto de mi espacio ha dejado un rastro crepuscular de migas de pan caliente... Ahora se dónde estás. Ya no te escapas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres