Blogia
Qué es Verwandlung?

Verwandlung Puro

Hilaridad

Tot bé a l'aldea del pingüí...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Bezoar

La imagen que tengo de la tristeza es tremendamente ajena. El concepto de melancolía, añoranza, pena... Resulta muy ajeno, como digo. En realidad la pasividad siempre ha marcado mis acciones como un sello al rojo lo hace con las reses. Pasividad. Quiere decir esto que soy un sujeto pasivo? Tal vez. De lo que estoy seguro es de que en lo anodino de ese estado encuentro el reposo perfecto para mi maltrecho cuore. La mueca inane del idiota que no sabe entender su fortuna intermitente, que no comprende los entresijos de tan shakespiriano año nuevo. El precio de la risa se ha puesto imposible en estos días de temperaturas glaciales y temperamentos detonantes. Y yo intentando comprar gramitos de sonrisa mientras malgasto pedazos de carcajada con la frugalidad de una amante interesada. Y aun habrá quien me pregunte en formato comentario si estoy triste. Claro que lo estoy. Hoy estoy triste porque no la siento cerca, porque hoy es ajena y con ella todo el mundo. Hoy me siento aislado y a pesar de que me abrazo a la pasividad con la fuerza con la que abrazaría a Eva no puedo evitar sentirme como una mierda, sin metáfora de la casa. Sentir en definitiva que a cada paso que doy para acercarme a lo que mas quiero lo precipito un poco mas al abismo... Y joder, no quería eso. No quiero eso.

Incorporaciones

Parece que el frio hace gala de su cobardía habitual al iniciar su retirada con sorpresiva premura. Ahora que se recupera el suave tacto del dedo en el bolsillo tambien es tiempo de templarse el ánimo, de recopilar hazañas en busca de la novelilla perfecta. No voy a ponerme ahora a publicar mis obras completas de nunca empezar, ni tampoco se trata de aburrir a la grada con el regate eterno del brasileiro mas carioca. Sencillamente se trata de recuperar el álito literario que se negaba últimamente a deslizarse bajo mi cama. Conseguido esto o no, lo que resulta grato es comprobar que despues de tanto cambio no ha cambiado nada. Los mismos monstruos en el armario, las mismas ojeras de mediodía, el mismo diálogo in the mirror... Tal vez el frio de sus manos, tal vez su carcajada triste, tal vez su tacto infinito se retire con la misma premura que este frio cobarde.
Tal vez ya sean parte de mis verwandlungs, tal vez ya no sea posible una huida... Tampoco la deseo.

Mitología Hartúrica (Jarturic Mitololli)

Existe un hinchazón de cojones difícilmente superable por ningun otro fenómeno inflamatorio. Existe, sin lugar a dudas, oculto en mi egregia bragueta. Ahora que los cretinos mas enérgicos plagan las carreteras, los bares, las cabinas, los centros comerciales, etecé, etecé... En estos momentos delicados de cambio quisiera hacer llegar mi estallido escrotal a los confines mas alejados de ésta mi querida Badalona, esparciendo la simiente payasa que me escuece tanto en las ingles a lo largo del perímetro mas récord. En tanto que me decido a hacer públicas mis mas íntimas gónadas, escribo mis little things con esa petulancia fantasmagórica que ha hecho de mi calva la mas comentada de cuantas recorren los enmoquetados rincones del FNAC. Dígase pues intención creadora de estos espasmos agónicos que me asaltan de cuando en cuando (mira que mola el Fernando). Dígase, por qué no, intención artística, apostrófica si se me permite la bravata. Definitivamente es vomitona útil, de eso no cabe duda, pues despeja ideas con la contundencia del medicamento mas furioso. Valdanadas aparte, no hay nada mas verdadero que mi necesidad de huida. Quisiera empaquetar mi arteria torera con mis talentos pervertidos (pervertidos talentos) y partir raudo, con la única provisión del abrazo from HER, a la palmera mas tropical de todas a jartarme de coco, a jartarnos de coco... A jartarse, vamos!

The plastas whitout Blog

Para todos aquellos misioneros de la pesadumbre pesadez pesada que reiteran continuamente sus ánimos ávidos de lectura, decirles que las blogs son gratuitas y que hacerse una es muy facile e divertento... Sólo hay que explicar lo mucho que te gustan las patatas fritas o la dedicación compulsiva a extraer mocosidades de las fosas nasales... En fin, que hace tiempo que no escribo, ok McKey, pero es que además de la blog yo hago cosas, así, en toda su acepción...

Pues eso, que me gustan las patatas fritas...

Barrer bajo la alfombra

Nos pasamos la existencia barriendo el talento bajo la alfombra de la misma forma que uno hace con el polvo de su habitación, queriendo aparentar que no está o nunca estuvo, y sabiendo, por supuesto, que al final simplemente es una cuestión de levantar la alfombra y descubrirlo acumulado año tras año. El talento nos avergüenza, nos incomoda, lo buscamos en los otros de forma desesperada a la caza de uno mayor que eclipse el propio, que nos libere de la carga de gestionarlo debidamente. No obstante, obvia decir que el talento, al final, no puede esconderse eternamente y que un día empieza a asomar timidamente por los límites de esa alfombra imaginaria bajo la que lo escondemos. Que hacer entonces? Sonrojarse ante la evidencia parece ser la salida mas evidente, tal vez mostrar pudor sea la forma mas elegante de no reconocerse dueño de tal don. Por qué pesa tanto esa carga? No es algo positivo el otorgarse la credibilidad que uno merece? A caso es arrogancia ese abrir de ojos a la realidad de las cosas? Se supone difícil de asumir el conocerse creativo, el saberse talentoso... Nos lanza a la marginalidad de lo exclusivo, nos aleja del gris del tumulto y tambien nos aisla. Y nadie quiere estar solo. Hoy se venden mas que nunca los trajes grises. Un carnaval de 365 días a traves de la vorágine existencial que nos castra de lo es mas nuestro. Que nos obliga a barrer bajo la alfombra. Un lobo entre corderos pasa las mejores horas del día durmiendo, cuando puede soñar un montículo alejado en que aullarle a la luna, ajeno a las miradas de recelo del rebaño.
Curiosa característica el talento. Lo mismo podría decirse de la belleza, la creatividad o el carácter. No los barrais bajo la alfombra, por favor. Ya hay demasiados mediocres llenando las calles...

Adeu Mateu

Desde aquí besos para todos, el tate se despide porque yo de ésta me muero descarao...

Yo apuesto por Al Zarkawi...

Yo apuesto por Al Zarkawi... Crudito lo tienen los USA con Irak... Está la cosa mu mal. Sólo hay que remontarse a Vietnam. Los americatas se presentan con un equipo de lujo al partido. Allí estaban el Punisher, Rambo y Trauman, el férreo sargento Eastwood, el Equipo A, Schaefer y la peña de Predator, Van Damme y Lundgren versión Universal Soldier, los de Camino al Infierno, un letal Danny Glover y John Wayne y sus boinas verdes, y van y pierden por goleada. Mataos! Anda que no se lo curró Charlie. Ahí los cojones del Vietcong...

Por cierto, desde aquí os invito a que añadais refuerzos a las tropas americanas... Exprimíos los grises a ver que sale!

Buenas noches

En esas horas tardías en las que meso mi barba mientras divago y medito. En esas horas de introspección crepuscular, de búsquedas infinitas es cuando me reencuentro conmigo. A veces me gusta lo que veo, a veces no, pero nunca maldigo mi estado. Aún sonrio en el espejo y eso, en estos tiempos de identidades confusas, es importante. Aún me excito de madrugada y aún me obligan mis erecciones a cambiar la posición en la cama y eso, en estos tiempos de bromuro en la sopa, es básico. Una maquinilla de afeitar y un aro metálico en la oreja no te rescatan de la mediocridad, pero si hacen más divertidos los espejos... Tampoco me da la espalda la almohada ni me escuece el pasado, aunque las ausencias crecen con los años y las confianzas se marchitan entre afectos mal entendidos. En esas horas tardías en las que meso mi barba mientras divago y medito se me aparecen, como fantasmas de Dickens, todos y todas, y son las todas las que más duelen. En estas horas, que nunca llegan a los 60 minutos, se me caen las agallas como pez muerto y el acuario en el que floto es cada día más pequeño. En estas horas, lo mejor que puede hacer un pirata de agua dulce como el menda es irse a dormir. Y soñar con vosotros, por supuesto, pues en estas horas tardías duermo de noche y sueño de día. Con plagio o sin él...

Gracias

Supongo que siempre hay un momento en la vida en la que es conveniente agradecer a las personas que amas su apoyo incondicional y su presencia en los momentos buenos y en los malos. Debería hablar de personas como mi primo, que siempre tiene un rato para escucharme y paciencia para recibir mis críticas por duras que sean. De mi amigo Toni, que me sacó del pozo sin cobrarme nunca el tránsito. De mi amigo Sergio, que aunque discrepe siempre está ahí para aguantar mis humores sean buenos o malos. Del eterno friqui, al que quiero mucho y él lo sabe. De los hermanos Soler, que valen dos imperios y no tienen todo lo que merecen. Al gitanito bajista, que va de serio pero es un pedazo de pan y le cuesta ocultarlo. Al de los morros eternos, que si viera las cosas de otra manera se daría cuenta de que hay gente que le quiere mucho más de lo que cree. Del señor de Gelida, que lo que tiene de pequeño lo tiene de grande. Del de las greñas satánicas, al que debo un regalo y agradercerle su existencia. De la pareja de Cyber, a los que quiero por igual aunque me quede con la maciza del mostrador. De mis padres, que me aguantan más de lo que yo aguanto de ellos. De mi hermano en Reus, que brilla con luz propia. Del abogado del diablo, que me alegra con su arma imaginaria. De mi negrita linda, que no me la merezco. De mis hermanas indescriptibles, de corazón gigante y dedicado. De mi sobrinita, que me alegra sin hablarme, y de tantos otros que me dejo justa o injustamente en estas horas tardías. A todos ellos, que siempre estuvieron ahí... Gracias.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

The Colombianas II (Director's Cut)

Me gusta tu novia, friqui. Beware of the Red Dragon. Beware of the Bald Dragon...

No te acabes nunca

Empieza la canción. Empiezas a andar a través de una ancha avenida. Ella te sonrie. Sigue el guitarreo y el ritmo empieza a subir cuando empieza el estribillo. El corazón se te hace grande, enorme, y te comes el mundo a cada paso. Ella vuelve a sonreir y tú eres el puto amo. El estribillo llega a su punto álgido y vuelves a ver su sonrisa, pero también el sol parece que brille más, los colores son más vivos, te sientes con ganas de correr, de gritar que estás de puta madre y todo eso dura mientras se acaba el estribillo. Sabes que aun queda otro pero temes que la canción se acabe. Cada vez disfrutas más de esa melodía que tanto te gusta cuando vuelve con más potencia el segundo estribillo. Ya se acaba, te dices, ya queda menos. Así que visualizas aun más intensamente sus ojos, su tacto en tu espalda. Abres los ojos todo lo que puedes, sientes el calor, te vuelves a comer el mundo, una vez más. Entonces la canción acaba en un estruendo apoteósico. Oyes los coches, el murmurar de la gente. Y la vida vuelve a ser aburrida.

Felicitaciones entrañables (entrañas)

Felicitaciones entrañables (entrañas) Qué es Verwandlung? Felicidad por la vejez prematura de los allegados. Travolta Jose y Beautiful Mari se hacen mayores y mi caricata les brinda unas risas. Por la estación de nieblas... acabaría el friquibrindis. Cuidense mucho y dosifiquen arrugas, pajas las menos y abunden los pueriles magreos, ya puestas las banderillas que se acaben las faenas! Viva la virgen del rocío! (dice un espontáneo) Regalemos el neón del 13, los vasos de plástico del Razz, un mojito made in Mundo Caníbal y todos los besos del mundo... Ámolos, maldita sea mi suerte!

Mu Chinao... To regalao... Bacalao (con tomate)

Mu Chinao... To regalao... Bacalao (con tomate) Estoy "mu chinao". Demasiado caliente para ser diferente al resto de la gente. Me siento tan talibán, tan talibán. Salam Alecum, alecún salán!! Mira que llega a ser una puta mierda mi trabajo. Yo estoy contento, pero esa no es la cuestión. Este trabajo es un escanciamiento diario de mi espíritu y mis cojones. La cosa es que me metió mi madre, lo cual lo hace aún más patético. Y vosotros por qué teneis que leer esto? No teneis! Pero bueno... En fin. Este apóstrofe es tan ridículo como necesario.
La hormiga camina largos kilómetros para llevar una puta cáscara de pipa a un agujero y cuando está a punto de finalizar su viaje un dedo cabrón la aplasta (adaptación libre de Benedetti). Vini, vidi, Leonardo Da Vinci. Y Billy Joe McKenna que se fue a pescar.
Por qué las ballenas mean por la espalda? Por qué Lincoln se quitó el bigote y se dejó la barba? Por qué Einstein chupaba cables? Por qué mi tío es calvo y los pelos de los huevos le asoman del bañador? Por qué no emigro al extranjero (extraño por definición)?
Bacalao (con tomate).

No, no, aquí vendemos muebles pero si usted quiere paso por su casa y... Cómo? Está su marido? Ah, no... casi que voy a pasar, eh? Vamos, que no me paso, digo.

No, no, aquí vendemos muebles pero si usted quiere paso por su casa y... Cómo? Está su marido? Ah, no... casi que voy a pasar, eh? Vamos, que no me paso, digo. En realidad el texto es el título por méritos propios. Y porque es muy tarde y se me cierran los ojos... Ya colgaré algo sobre mulatas en el próximo. Es un trato.

La succión del enano, un funcionario, puntos clave en vuestra puta existencia. Follando el culo de una burra. Sacándose quecos. Numéralos y explica el porqué...

Gracias a todos, niños, esta blog sigue su curso. Con el ritmo imperceptible con el que se mecen los minúsculos cojones de un golondrino empujados por la brisa, mis escritos llenan la web día tras día. Juas! Dijo el funcionario... Y es que toda esta gilipollez de dimensiones mastodónticas está siendo elaborada en HORAS DE TRABAJO... jajaja Y, surprise de la death, I'm funcionario del Goverment. Por lo tanto? Jios jios jios... Que mi blog la pagais vosotros con impuestos, cenutrios! Jua jua jua.
De repente, un enano deforme surge debajo de mi mesa de despacho y, rasgándome el pantalón, empieza a succionar salvajemente mis pelotas con frenesí asesino. Yo, por supuesto acojonado, digo lo que cualquier otro diría en semejante situación: Yeaaaaaarrrrrrrg! (Entiéndase el "Yeaaa" no como "Siiiii" si no como "Arrrrrrg").
Conclusiones:
A/ Qué cabrones los enanos!
B/ Qué cabrones los funcionarios!
C/ Qué primos que sois!
D/ Qué daño en las pelotas!
E/ Qué calor hace en Santo Domingo!
F/ Que te tumbanban que tumban que tetete tumbanban que tumban que te...

Dos más dos

Cuatro, cojones! Cuatro! Hostia, ya!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El talento de Mr. Friqui...

Es el talento de I. tan grande como su falta de concentración. Paseando sus ventanas de diseño a través de una gama ingente de aparatos electrodomésticos domestica sus demonios con la precisión de un cirujano. Cuántas moscas despistadas entretienen su safari diario? A través de su espejo personal pueden verse pueriles Alicias enfundadas en braguitas tan minúsculas como el pudor que las encarna. En el murmullo de sus risas puede descubrirse la timidez de quien se busca desde siempre sin encontrar más que el desespero de la pared blanca. Es el talento de I. tan grande que su corazón mismo acoge en una condena eterna de trabajos esforzados, picando con pico de goma en la dura roca del futuro incierto. Es el talento de I. tan grande que K. le tiende el sombrero con un guiño al grito de "Ahí tus cojones, primo!".

El fin de los días

Se acerca el final de K. con una premura nunca antes esperada. Las luces de las bombillas parpadean fugaces en un emotivo adiós al que durante años las amó desde su mesa. Se deslizan sus papeles fuera de su vieja maleta de cuero en un llanto interminable y lo acaricia su lápiz de mina azul, con la cadencia propia de quien se conoce extinto. Bailan sus creaciones el baile endémico de los leprosos y agachan las cabezas sus figuras plásticas, como en una reverencia final. Las manchas negras de sus iris se desvanecen suavemente, sin movimientos bruscos que puedan interrumpir el inminente sueño. Se esfuma K. como la niebla cuando acaricia los prados de Combray, cuando roe las columnas del puente de Praga, cuando inunda sucios locales nocturnos. Se esfuma K. dulcemente, sin prisa. Y cuando ya casi no hay pulso en sus cansadas manos me mira, guiña un ojo y enseguida sé que el bastardo no me abandonará nunca. Juas! Casi me alegro, mira...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres